Harmony Clean Flat Responsive WordPress Blog Theme

El Blog

Crónica de Una Independencia Anunciada - "L'octubre vermell" (Artículo de opinión)



Accede a la galería:



Ante todo, quiero dejar claro que no expongo ninguna de estas líneas como catalana o independentista, ya que soy canaria. No obstante, no me hace falta pertenecer a ningún pueblo concreto para ser demócrata y creer en la libertad.
¿Qué pasará ahora? es una pregunta en la cabeza de millones de personas minuto a minuto, pues a cada declaración pública surge la misma cuestión en un panorama político y social tan incierto. Pero más allá de la incertidumbre actual, son la intolerancia y la falta de diálogo las que me preocupan como ser humano, y la eterna transición que parece atravesar nuestro país tras el régimen franquista acontecido hace ya décadas, pero cuya sombra aún se cierne sobre nosotros (alguna con nombre propio). Muchos son los que en las redes manifiestan abiertamente que “Franco sigue vivo”, y es para reconocer que su aparente reencarnación en las actuales figuras del Estado nos insta a pensarlo. El paisaje actual nos deja ver a un nuevo rey prácticamente invisible y con tendencias a no entender bien el concepto de democracia, aferrándose a un título que nada tiene que ver con ella y, sin embargo, afirmando que luchará por una España mejor y más democrática mientras un número ingente de personas en la calle, bandera republicana en mano, pide a gritos un referéndum para decidir la permanencia o no de una monarquía ya obsoleta a ojos de muchos. Un rey que ha desoído el llamamiento de una Cataluña dividida que necesitaba expresarse y decidir por su futuro, y que ha apoyado a Rajoy en unos argumentos que se ven relegados a poco más que llantos infantiles (las leyendas ya dicen que, si escuchas bien sus prodigiosos discursos, puedes oír con claridad: “Cataluña es mía, mía, mía, y si los catalanes no quieren, sigue siendo mía...”). También podemos observar con asombro al PSOE traicionando a sus militantes mientras abrazaba la nueva monarquía porque, argumentada frase, “somos republicanos de corazón”. Un PSOE que parece ser la nueva sombra del Partido Popular, que permitió gobernar a Rajoy por omisión, y que bien podría terminar de acercarse a ellos y convertirse en el PPSOE, mostrando un lema no escrito pero ya puesto en práctica sin asomo de duda: “Todo menos lo que votas”. Y qué decir de un partido como Ciudadanos, que sirve a todos menos a los ciudadanos y coge afectuosamente la mano del nuevo Franco o, peor, intenta beneficiarse de algo que solo puede compararse a un golpe de Estado, aunque sin uniforme militar (por ahora). Y es que, estando en Cataluña en estos momentos, oigo cada día aquello de “¿Cuándo llegarán los tanques?”, más de uno ya los espera. Parece ser que los políticos españoles en general, salvo contadas excepciones, no recuerdan, sin embargo, que toda gran acción puede conllevar una explosiva reacción. Quizás si hubieran asumido que en realidad no son ellos los que gobiernan, sino los que nos representan; si hubieran llevado a referéndum a la monarquía, a la España plurinacional que promueve nuevamente Pablo Iglesias, o a la modificación del sistema de votos en el que un voto no vale un punto según la población (reduciendo la renovación política necesaria y aumentando las posibilidades del anquilosado bipartidismo), o a la propia Constitución, inamovible sin importar su edad y circunstancias; si no hubieran optado por enardecer los conflictos entre hermanos; si no hubieran optado por la violencia moral y física acontecida el 1-O, con más de 800 heridos (eso sí, sin discriminación, pues poco importaba que fueran gente pacífica o señoras que podrían haber sido sus abuelas); si no hubieran tratado de impedir el amplísimo movimiento social de un pueblo que iba a votar por lo que creía; si no hubieran tomado presos políticos…       Si hubieran hablado, si hubieran escuchado... si no importaran los resultados que se arrojaran porque estaría decidiendo democráticamente el pueblo… Pero nada de esto se ha respetado, y la represión y la censura en cadena “acaban rompiendo el chicle”. Acción, reacción.
Tras 100 años desde el Octubre Rojo, enmarcado en la Revolución Rusa, la Cataluña independentista ha dado pasos de revolución durante otro octubre y otro 17, antes y después de una Declaración Unilateral de Independencia, en una desobediencia civil necesaria después de tantos fracasos en el intento de diálogo por las vías legales. Las revoluciones se viven como algo poético en el pasado que se condensa en las bibliotecas, pero no siempre en su realidad actual, y esta batalla solo acaba de empezar. Pero, sea como sea, estamos participando entre los párrafos que aparecerán en los próximos libros de Historia, y la situación no deja de parecerme emocionante. Quedan tiempos duros para ambos bandos, pero que no decaiga la moral y que, pierdan quienes pierdan, gane la libertad. Finalizando este mes, “L’octubre Vermell” de Cataluña, a los activistas, demócratas y revolucionarios lanzo un “bienvenidos a la revolución”, y a los represores de un Estado cavernícola: “Bienvenidos a la reacción”. Y, aunque son muchas las líneas que me quedan por escribir, dejaré este pequeño artículo aquí, despidiéndome de todos desde el más profundo cariño, y con unas palabras que aún se susurran en los barrios de España; Salud y República. Corina Morera. PD: Es ahora, en momentos como el que vivimos, cuando podemos distinguir a los políticos que luchan por la democracia como centro y a los que luchan por sus sobres tintineantes. Estad atentos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame algo...

Cajón de sastre (entradas al azar)

Noticias de la Red